Ya llegan los Reyes Magos…. ¿Estás preparado?

Si este año, se te acerca alguno de “esos locos bajitos” como en la canción de Serrat, esos seres diminutos de ojos grandes, que no paran quietos nunca y nos ponen en aprietos con sus comentarios y preguntas, que provocan ganas de comérselos a besos y que despiertan en ti una paciencia infinita que antes desconocías; si tienes la suerte de compartir un momento con uno de ellos y te afirma, entre serio y con una mirada apesadumbrada que ya sabe que los Reyes son los padres, te ofrecemos esta digna salida. Acércate al ser diminuto en cuestión y bájate poniéndote a su altura, mírale seriamente y empieza a contar.

– Ahora que ya lo sabes, vas a convertirte en el portador de un gran secreto, que hace siglos y siglos, se transmite de padres a hijos. Los Reyes Magos existieron hace muchos y muchos años. Todo el año trabajaban duramente envolviendo los regalos que ellos y sus pajes iban repartiendo por todas las casas del mundo, claro que entonces eran muchísimos niños menos.

Los Reyes se hicieron viejecitos y poco antes de morir, convocaron una Asamblea Mundial de  Padres. Empezó el discurso Baltasar anunciando que les quedaban pocos días de vida, siguió Melchor diciendo que no podía ser que los niños se quedaran sin regalos cada 6 de enero y Gaspar finalmente explicó que, el próximo 6 de enero todos los padres y madres del mundo serían los reyes, y cuando sus hijos lo descubrieran tendrían que explicarles la historia y pedirles que mantuvieran el secreto para hacer de reyes a sus hijos y así eternamente….

Ah! Si el ser diminuto tiene un hermano pequeño está obligado a mantener el secreto hasta que él lo descubra…

¿Te gusta?