En el momento en el que se decretó el estado de alarma, en Numintec ya llevábamos varias semanas organizando las estrategias de gestión del trabajo en remoto ante la previsión de que serían mayoría el número de nuestros clientes que incorporarían el teletrabajo en sus rutinas diarias.
Las primeras semanas fueron momentos trepidantes en los que se trabajó más a contrareloj que nunca, para poder garantizar que todos nuestros clientes pudieran seguir prestando sus servicios a los usuarios. En este sentido, uno de los desafíos más grandes que se nos planteó durante ese escaso margen de tiempo, fue el de poder implementar el teletrabajo en los equipos de Fundación Integralia DKV para sus sedes en toda España.
En un tiempo récord inferior a las 5 horas, fue posible completar el proceso y conseguir que el Contact Center de Integralia pudiera seguir ofreciendo sus servicios, en unos momentos en los que el flujo de llamadas era incesante y era tan importante prestar un servicio eficaz, como proteger a toda la plantilla para que pudieran seguir desempeñando sus tareas con total seguridad trabajando en remoto.
Para nosotros fue todo un reto que se ve recompensado con el mensaje de felicitación recibido por Javier de Oña, Director de Desarrollo de Negocio de Fundación Integralia DKV, que estamos encantados de compartir.